Conde Abogados

Rosa Gutiérrez Conde

Se suspende la causa de disolución por pérdidas a consecuencia de pérdidas del ejercicio 2020.

La causa de disolución del art. 363.1.e) LSC (“pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social”) no tendrá en cuenta las pérdidas del ejercicio 2020. Se trata, por tanto, de una medida que hasta 2021 no se aplicará.

Esta causa de disolución conlleva la necesidad de convocar una junta general en el plazo de dos meses desde que se conoce la causa para que se acuerde la disolución, o bien adoptar un acuerdo de remoción de la misma, como puede ser con un aumento o reducción de capital.

Se intenta con ello que las empresas puedan ganar tiempo para poder reestructurar su deuda, conseguir liquidez y compensar pérdidas, ya sea por la recuperación de su actividad ordinaria o por el acceso al crédito o a las ayudas pública.