Se cancela o retrasa tu vuelo: ¿Cómo y cuánto reclamar?

Reclamar por cancelación o retraso en tu vuelo | Actualidad.

Llega septiembre y con ello el final de las vacaciones y todos aquellos que hemos cogido vuelos este verano hemos estado expuestos a cancelaciones y grandes retrasos por parte de las compañías que, sin duda alguna, nos han causado innumerables perjuicios.

¿Cómo y cuánto podemos reclamar?

¿Qué hacer si nos han cancelado el vuelo?

Lo primero que debemos hacer es conservar el mensaje en el que la compañía nos informa sobre la cancelación del vuelo. No olvidemos que nuestros billetes o las comunicaciones de los pasajeros con las compañías son los medios de prueba que tenemos y, sobre todo, nuestras garantías de cara a un procedimiento de reclamación. Por ello, si lo que queremos es obtener una compensación, lo ideal esa acudir a un especialista que le asesore y tramite dicha compensación. En Conde Abogados estamos a su disposición para lo que necesiten.

¿Con cuánto dinero podrían indemnizarme?

Depende del número de kilómetros de distancia entre el origen y el destino del viaje. La ley europea establece que, si las cancelaciones son avisadas con menos de 15 días de antelación, se tendrá derecho a una compensación económica de:

  • 250 € en los vuelos de menos de 1500 kilómetros.
  • 400 € en los vuelos de entre 1500 y 3500 kilómetros.
  • 600 € en los vuelos de más de 3500 kilómetros.

¿A qué puede acogerse la compañía?

El Reglamento europeo establece que las aerolíneas pueden alegar una serie de motivos para no verse obligadas a compensar a los pasajeros tras una cancelación. Pero casi todos los motivos que pueden alegar estarían relacionados con causas de fuerza mayor (condiciones meteorológicas desfavorables, riesgos para la seguridad…).

En Conde Abogados le asesoraremos sobre las posibilidades reales de reclamación que existen y, sobre todo, lucharemos por sus intereses como siempre lo hemos hecho, con el 100 % de éxito. No dude en ponerse en contacto con nosotros.

Último caso controvertido

El reciente 7 de septiembre, la Sala Octava del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se ha pronunciado al respecto, dictando una sentencia que, sin duda alguna, nos aclara sobradamente cuál es el criterio a seguir para dicho cálculo.

El asunto sobre el que se pronuncia la sentencia tiene que ver con tres ciudadanas alemanas que decidieron tomar un vuelo desde Roma (Italia) a Hamburgo (Alemania) que haría escala en Bruselas (Bélgica). Dicho vuelo llegó a Hamburgo con un retraso significativo de tres horas y cincuenta minutos respecto a la hora de llegada inicialmente prevista. Por este motivo, dichas ciudadanas interpusieron un recurso ante los Tribunales Civiles y Penales de Hamburgo, con el fin de obtener la indemnización o compensación prevista por la normativa europea sobre compensación a los pasajeros aéreos (Reglamento CE nº 261/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo, de 11 de febrero de 2004).

Este Reglamento, tal y como ha sido interpretado por el Tribunal de Justicia establece que, en caso de retraso de tres horas o más, los pasajeros tendrán derecho a percibir una compensación de 250 euros para los vuelos de hasta 1.500 kilómetros y de 400 euros para los vuelos de más de 1500 kilómetros que conecten dos Estados miembros. Es decir, se establecen una serie de escalones de indemnización dependiendo de la distancia recorrida.

Nos encontramos con la duda, en este caso, del tribunal alemán, que no supo cómo debería interpretarse la distancia, puesto que no es lo mismo volar de Roma a Hamburgo, cuya distancia sería de 1326 kilómetros, que desplazarse de Roma a Bruselas (1173 kilómetros) y desde allí a Hamburgo (483 kilómetros), lo que supondría una distancia total de 1656 kilómetros. De la respuesta a esta cuestión depende la cuantía de la indemnización a las pasajeras afectadas.

De este modo, en su sentencia, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, resuelve la duda del Tribunal Alemán, declarando en primer lugar, en el marco del derecho a la compensación, el Reglamento no diferencia en función de que los pasajeros lleguen a su destino mediante un vuelo directo o mediante vuelos de conexión. Así, el Tribunal deduce que, en ambos casos los pasajeros tendrán que ser tratados de forma igualitaria en lo que respecta al modo de calcular la compensación.

También, señala el Tribunal europeo que las diferentes escalas de la compensación que se prevén por el Reglamento reflejan las diferencias en la intensidad de las molestias que sufren los pasajeros por no haber tenido la posibilidad de reorganizar libremente su desplazamiento y evitar así la pérdida de tiempo derivada de la cancelación o gran retraso de su vuelo.

Por lo tanto, considera el Tribunal europeo, que no hay diferencia alguna entre los vuelos directos o los vuelos con conexión en relación con la intensidad de la molestia sufrida por los pasajeros, por lo que solo procederá para establecer el importe de la indemnización, en el caso de un vuelo con conexión, tomar en consideración la distancia a vuelo de pájaro (distancia ortodrómica) que recorrería un vuelo directo entre el aeropuerto de origen y el de destino. Dicho en otras palabras, sólo se contabilizará en el caso expuesto la distancia real entre Roma y Hamburgo, sin tener en consideración la conexión con Bruselas y los 483 kilómetros volados de más (conexión).

En definitiva, nos encontramos con una sentencia que deja muy claro el criterio a seguir por la normativa europea respecto a las indemnizaciones por retraso o cancelación de vuelos y que, sin duda alguna, establece un punto de inflexión en la interpretación de la misma.

Desde Conde Abogados nos ponemos a su entera disposición para asesorarles en este tipo de asuntos y les mantendremos informados sobre todo aquello que tenga que ver con sus intereses.

Conde Abogados.

100 % de éxito.  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *